Sopa de tomate, pepino y sandía
Receta de: Cremas y sopas
Plato: Entrantes
Cocina: Ligera
Fácil
20-30
0-150
€€
Valoración media
Anterior receta Siguiente receta
Ingredientes
  • Sandía (1/4 )
  • Tomates (5)
  • Pepino (1)
  • Albahaca (4 hojas)
  • Queso (Fresco /2 capsulas )
  • Ajo (1 diente)
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • Pimienta negra en grano
  • Sandía (1/8 )
  • Tomates (7)
  • Pepino (2)
  • Albahaca (7 hojas)
  • Queso (4 capsulas)
  • Ajo (2 dientes)
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • Pimienta negra en grano
  • Sandía (2)
  • Tomates (9)
  • Pepino (3)
  • Albahaca (10 hojas)
  • Queso (5 capsulas )
  • Ajo (3 dientes)
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • Pimienta negra en grano
Elaboración

Recetas para el buen tiempo: Sopa de tomate, sandía y pepino, con dados de queso fresco. 

El verano es la estación de las ensaladas, pero está claro que no a todos nos gusta una buena ensalada...Así que traemos recetas súper fáciles de digerir, hidratantes y que no aumentan la temperatura corporal, son la opción más idónea para hacer frente al calor.

Además estas sopas frías al tener sus ingredientes en crudo nos aportan el doble de vitaminas y minarelas al cuerpo. 

¡Pon en funcionamiento tus cuchillos que vamos a preparar una sopa de tomate pepino y sandía con dados de queso fresco de marca DIA!

Elaboración: 

 

Paso 1: Cortar  y pelarla sandía. Una vez que la tengamos bien cortada, quitarle las pepitas para que no se mezclen con lo demás. 

Paso 2: Pelar y cortar el pepino.

Paso 3: Escaldar los tomates para pelarlos y cortar. Escaldar es una cocción muy breve... se introducen los alimentos que se vayan a escaldar en agua hirviendo durante apenas unos segundos, nunca más de un minuto y se retiran inmediatamente. Acto se seguido se refrescan con agua fría bajo el chorro del grifo o en un bol con agua y hielo para cortar la cocción.

Paso 4Poner en vaso triturador: tomate, sandía, pepino, diente de ajo y agua. Añadir sal, aceite y unas hojas de albahaca. Triturar, colar y enfriar.

Servir: Cortar unos daditos de queso fresco y la hora de servir la sopa fría ponerlos de guarnición.

 

La idea es dedicar solo unas horas a cocinar para tener platos listos, sanos, preparados para cualquier merienda, o aperitivo. Es simplemente perfecta y un fondo de nevera que no puedes dejar de preparar semana tras semana. 

Como curiosidad, estas sopas frías son casi siempre tomadas como primer plato, después suelen acompañarse de platos más ligeros como un buen pollo asado o pescado al horno. Un remedio eficaz para comidas que surgen a última hora.