Tahini casero
Receta de: Salsas
Plato:
Cocina: Internacional
Tahini casero
+Fácil
< 20
301-500
Tahini casero
Valoración media
Anterior receta Siguiente receta
Ingredientes
  • Semillas de sésamo (100 gr.)
  • Aceite de oliva vírgen extra (60 ml.)
  • Semillas de sésamo (200 gr.)
  • Aceite de oliva vírgen extra (120 ml.)
  • Semillas de sésamo (300 gr.)
  • Aceite de oliva vírgen extra (180 ml.)
Elaboración

El tahini es una especie de pasta o crema espesa elaborada a partir de semillas de sésamo que se emplea muchísimo en la cocina árabe como ingrediente. De hecho, es la base a partir de la cual se elabora el hummus, junto con garbanzos cocidos... aunque se emplea en muchísimas otras elaboraciones, como base de salsas, condimentos o incluso dulces y postres.

El tahini se vende ya preparado y cada vez es más fácil encontrarlo en comercios especializados... sin embargo, no es barato, y el sabor y las propiedades si elaboras tu propio tahini casero... no son comparables. Además, es tan sencillo elaborarlo, y dura tanto bien guardado en la nevera, que merece la pena hacer tu propio tahini casero. Intenso y nutritivo.

tahini casero

Paso 1:

Para elaborar la pasta de sésamo o tahini casero, vamos a tostar las semillas de sésamo. El sésamo, también conocido como ajonjolí, se puede comprar ya tostado... aunque para hacer tu propio tahini casero es mucho mejor comprarlas crudas, y tostarlas. De esta forma, conseguirás una intensidad de sabor mucho mayor.

Lo único que tienes que hacer para ello, es acercar una sartén al fuego sin nada, ni aceite ni nada y, cuando tenga un poco de temperatura incorporar las semillas. Tuesta durante 4 minutos las semillas de sésamo a fuego medio, moviéndolas constantemente con una cuchara de madera o una espátula de silicona. Ten en cuenta que el sésamo no cambiará mucho de color una vez tostado.

Paso 2:

Coloca las semillas de sésamo una vez tostadas, y aún calientes, en el robo de cocina, o en el vaso de la batidora. Tritura y ve añadiendo el aceite de oliva virgen extra poco a poco, en un chorrito muy fino.

Debes tritura muy bien la mezcla, de modo que ten paciencia hasta que todas las semillas estén perfectamente deshechas y la pasta tenga una textura uniforme y densa.

Presentación:

Ya está listo tu tahini casero para que lo utilices como prefieras. Puedes cocinar con él, pero también lo puedes utilizar como sustituto de la mantequilla, por ejemplo, a la hora de extenderlo sobre unas tostadas o un sándwich. Lo puedes guardar en un frasco bien hermético en la nevera y aguantará mucho tiempo.

tahini casero

Sugerencia:

A la hora de elaborar este tahini casero, te recomendamos que uses el aceite de oliva virgen extra de la nueva línea gourmet de DIA, DELICIOUS. Es Denominación de Origen de Antequera  y aportará un sabor delicado e intenso a esta pasta de ajonjolí. Ahora bien, si prefieres un sabor más suave para tu tahini casero, y que no reste protagonismo a los garbanzos, si por ejemplo lo vas a usar en un hummus... también puedes usar un aceite de sabor más suave, como el aceite de girasol DIA.

Una bomba nutritiva:

Este tahini casero no puede tener más propiedades nutritivas... Supone una importante fuente de proteínas de calidad. También destaca por el aporte de vitaminas, en especial del grupo B, así como minerales como el hierro, calcio, fósforo, zinc y magnesio. 

Por otro lado, el tahini es un estupendo aliado para seguir una dieta cardiosaludable. Y es que gracias a la importante cantidad de ácido linoleico que presenta, ayuda a regular los niveles de colesterol en el organismo y a mantener, por tanto, nuestras arterias sanas.