abrir menú
logotipo Dia
abrir menu de usuario

Tarta de fresas cremosa

Receta de: Postres y dulces
Plato: Postre
Cocina: Tradicional
Tarta de fresas cremosa
Media
50 >
€€
Tarta de fresas cremosa
Valoración media
Anterior receta Siguiente receta
Elaboración
Uno de los momentos que espero con más ansia a la hora de las comidas es el postre. Soy una golosa empedernida, por lo que para mí este momento es el mejor. De los dulces que más prefiero son aquellos que están hechos con fruta fresca, porque me encanta ese contraste entre lo elaborado con lo natural, por lo que esta tarta de fresas cremosa se ha convertido en una de mis favoritas, por su cremoso relleno de crema pastelera, su base de masa y la cubierta de fresas. En un recipiente amplio se coloca la mantequilla fría bien picadita junto a la harina y el azúcar. Con la punta de los dedos mientras se mezcla se va formando un granulado grueso, y se agrega el huevo y la esencia de vainilla. Se une todo hasta formar un bollo liso y tierno (de ser necesario se agregarían unas gotas de agua fría). Con el bollo de masa se forra una tartera desmontable de unos 24 cm. de diámetro, al que previamente se ha untado de mantequilla y espolvoreado un poco de harina para que la masa no se pegue. Se reserva en la nevera. Mientras se prepara la crema pastelera poniendo en una olla todos los ingredientes menos la esencia de vainilla y se lleva la preparación sobre fuego suave revolviendo constantemente hasta que hierva y espese. Una vez que se obtenga el espesor y la textura deseada, se retira del fuego y se perfuma con la esencia de vainilla. Se deja que se enfríe bien hasta que la vayamos a usar. Por otro lado ponemos a macerar las fresas, partidas a la mitad o enteras, con el azúcar. Una vez que la crema pastelera está fríase vuelca sobre la masa de tarta reservada en la nevera y se lleva a cocinar al horno, calentado previamente, a una temperatura moderada durante unos 25 minutos aproximadamente, o hasta que la base y los bordes estén dorados. Se retira y se deja enfriar lo suficiente antes de meterla en la nevera. Una vez bien fría la base de crema pastelera, se pone por encima de la tarta las fresas que con anterioridad habían sido puestas a macerar con el azúcar. Se podrá ver que han ido soltando una especie de jarabe que dará brillo a la tarta. Se mantiene en la nevera, para que a la hora de comer esta tarta de fresas cremosa esté bien fría, que es como mejor sabe.