Tarta de queso con frutas
Receta de: Postres y dulces
Plato: Postre
Cocina: Moderna
Tarta de queso con frutas
+Fácil
20-30
+500
Tarta de queso con frutas
Valoración media
Anterior receta Siguiente receta
Elaboración
Esta receta de tarta de queso y frutas es el resultado de sustituir el queso crema por quesitos, y he de deciros que me gusta mucho. Le da un toque diferente que queda espectacularmente bien con las frutas con mermeladas. Un postre fresco y lleno de color. Comenzaremos por hacer la masa de la tarta. Para ello en un vaso alto de batidora, poner los huevos, los quesitos, el azúcar y la nata. Batir hasta que quede una masa fina. Poner la preparación en un bol grande. A continuación agregar la ralladura de naranja y un taponcito del envase de agua de azahar con agua de azahar. Mezclar bien los ingredientes. Diluir el almidón con unas cuantas cucharadas de la preparación y agregar a la masa, procurando que no queden grumos (en caso de duda, batir de nuevo). Untar un molde que pueda ir al microondas con margarina y verter la preparación. Meter el molde en el microondas a potencia máxima 10 minutos. Abrir el microondas y comprobar si está cocida o le falta un poco, seguramente serán necesarios unos 5 minutos más. A mí me ha tardado 15 minutos en total. Dejar enfriar un poco antes de desmoldar para que coja consistencia. Una vez desmoldada y fría cubrir con mermelada o jalea a vuestro gusto. Reservar en la nevera. Calentar 50 ml. de agua hasta que hierva y hidratar una cucharada pequeña de gelatina. Dejar que la gelatina se enfríe y no esté liquida. Mientras lavar los fresones y pelar el kiwi. Cortar los fresones por la mitad y el kiwi en rodajas. Sacar la tarta de la nevera. Esta vez he sido un poco vaga y he mezclado las rodajas de kiwi y de fresa en un bol junto con la mermelada y luego lo he vertido sobre la superficie de la tarta. Pero si queréis ser más detallistas, podéis decorar con los fresones alrededor de la tarta y las rodajas de kiwi en el centro, también poner un arándano encima de cada trozo de kiwi y cerezas en almíbar intercaladas entre los fresones. Después, con ayuda de un pincel de cocina, pintar las frutas con la gelatina, eso hará que queden más brillantes y que no se desplacen por la tarta. Volver a poner esta tarta de queso con frutas en la nevera hasta el momento de comerla. Consejos: Si no tenéis almidón se puede sustituir por 75 gramos de maicena. La medida que he puesto de agua de azahar es el tapón del envase lleno.