abrir menú
logotipo Dia
abrir menu de usuario

Tarta de queso fresco con salsa de arándanos

Receta de: Postres y dulces
Plato:
Cocina:
Tarta de queso fresco con salsa de arándanos
Fácil
20-30
€€
Tarta de queso fresco con salsa de arándanos
Valoración media
Anterior receta Siguiente receta
Elaboración
Una tarta que me encanta hacer es la tarta de queso fresco con salsa de arándanos. Las tartas de queso son muy rápidas de elaborar y nos dan mucho juego a la hora de elaborarla de diferentes sabores. Empezaremos haciendo la masa brisa para la tarta: colocaremos la harina y la mantequilla bien fría en un bol, desharemos con los dedos hasta hacer polvo, incorporaremos el azúcar y mezclaremos. Haremos un hueco en el centro y añadiremos el huevo, el agua y la sal. Vamos a unir hasta formar una masa lisa, dar forma de bollo y llevar a la nevera durante por lo menos unas dos horas. Al cabo de ese tiempo, la vamos a retirar de la nevera y la estiraremos con el rodillo, sin hacer demasiada fuerza. A continuación forraremos un molde desmontable para horno de unos 24 cm, pincharemos y llevaremos nuevamente a la nevera por media hora más. Encenderemos el horno, precalentándolos a 200ºC y la coceremos durante 15 minutos. Retiraremos y reservaremos. Ahora vamos a elaborar el relleno para la tarta: Vamos a poner en un cazo la leche, el azúcar y la nata. Sin dejar de revolver cuando sienta que la mezcla se ha templado, incorporaremos las hojas de gelatina (previamente mojadas en agua fría y escurridas). Moveremos la mezcla con ganas hasta disolver completamente la gelatina. Sacaremos del fuego y añadiremos el queso cortado en trozos pequeños, mover hasta obtener un relleno homogéneo, sin grumos. Volcaremos el relleno sobre la base de la tarta previamente cocida y la llevaremos a la nevera hasta que tome consistencia firme, más o menos unas 4 o 5 horas. Para hacer la salsa para la tarta de queso: vamos a diluir la mermelada de arándanos con un poquito de agua y el azúcar indicado, dejar que llegue a punto de ebullición, apagar y dejar enfriar. Bañaremos la Tarta fría con la salsa antes de servir. Se puede colocar en una salsera y llevar a la mesa, por si alguien desea agregar más. Y ya tenemos la tarta de queso fresco con salsa de arándanos lista para comérnosla.