Té rojo de uva fermentada... calentito
Receta de: Bebidas y lácteos
Plato: Bebidas
Cocina: Tradicional
Té rojo de uva fermentada... calentito
+Fácil
< 20
€€
Té rojo de uva fermentada... calentito
Valoración media
Anterior receta Siguiente receta
Elaboración
Muchas veces cuando llego a casa después de todo el día fuera, trabajando en la oficia, solo me apetece tirar los papeles, quitarme los zapatos y lanzarme al sofá y relajarme. Para estos días, después de estar 15 minutitos tirada en el sofá, me levanto y me preparo un té rojo de uva fermentada calentito que hace que mi estado de ánimo y mi cuerpo se vaya relajando hasta ver las cosas de un color bonito y claro. Para los que os pase como a mí, ahí va la receta de mi té rojo. Os la recomiendo tomarla en momentos en que lo que más te apetece es no salir de la cama. Su preparación es bastante sencilla. Lo primero que haremos será verter una botella de vino tinto en una cazuela (cualquier vino puede valer, pero mejor si utilizamos uno razonablemente bueno), al que añadiremos unas cucharadas de azúcar al gusto. No necesita mucha ó bien un poco de miel, unos clavos (tres ó cuatro serán suficientes), un par de ramas de canela y unas tiras de cáscara de limón. Después, podemos añadir también, si queremos, algún trocito de raíz de jengibre. A continuación, removeremos un poco de vez en cuando y lo apartaremos del fuego justo antes de que rompa a hervir (esto es importante). Seguidamente se debe consumir directamente, bien calentito. Para quienes no les gusta mucho tomar alcohol, posiblemente también quede rico con mosto tinto, en cuyo caso posiblemente no sea necesario el azúcar ó, en todo caso, menos cantidad (no lo he probado, pero podría estar bien). Lo cierto es que, tras un vaso de éstos, se está muy bien en camiseta, incluso en pleno invierno, con una buena nevada, como la que cayó aquel primer día que lo probé. ¿Os apetece un té rojo de uva fermentada calentito?