abrir menú
logotipo Dia
abrir menu de usuario

Tosta de membrillo, queso fresco y avellanas

Receta de: Postres y dulces
Plato: Tostas y bocadillos
Cocina: Ligera
Tosta de membrillo, queso fresco y avellanas
+Fácil
< 20
0-150
Tosta de membrillo, queso fresco y avellanas
Valoración media
Anterior receta Siguiente receta
Ingredientes
  • Pan de molde (4 rebanadas)
  • Membrillo (60 gr)
  • Queso de Burgos (60 gr)
  • Avellanas (2 cucharadas)
  • Pan de molde (8 rebanadas)
  • Membrillo (120 gr)
  • Queso de Burgos (120 gr)
  • Avellanas (4 cucharadas)
  • Pan de molde (12 rebanadas)
  • Membrillo (180 gr)
  • Queso de Burgos (180 gr)
  • Avellanas (6 cucharadas)
Elaboración

Para un desayuno, una merienda o un postre sanos y ricos, esta tosta de membrillo, queso fresco y avellanas es una opción que encandilará  a niños y adultos al mismo tiempo que cuida su salud. El pan será mejor si es integral y multicereales. El queso fresco o de Burgos es una variedad suave que tiene muy pocas calorías y el dulce de membrillo, pese a su contenido en azúcares, tiene un interesante aporte nutricional y presenta propiedades astringentes y diuréticas. ¿Qué más hace falta para completar el decálogo de la comida sana?

Paso 1:

Abre el queso, escurre el líquido que pudiera tener y córtalo en porciones delgadas del tamaño de las rebanadas.

Paso 2:

Corta la carne de membrillo en tiras finas y no más largas que las rebanadas de pan. Dado que el membrillo es muy dulce, es preferible servir de menos sobre la tosta y que cada comensal añada un poco más si le apetece.

Paso 3:

Con ayuda de tabla y cuchillo o de un mortero, empieza a picar gruesamente las avellanas. Cuando termines, resérvalas.

Paso 4:

Pon a tostar el pan en un tostador, una sandwichera o debajo de una salamandra hasta que presente un aspecto dorado y crujiente.

Paso 5:

Dispón el queso encima de las rebanadas de pan tostado. Distribuye el membrillo sobre el queso. Esparce por encima las avellanas medio picadas.

Presentación:

Sirve tu tosta de membrillo, queso fresco y avellanas recién hecha y consúmela deprisa para que el pan no pierda calor y el queso no lo humedezca demasiado. Puedes darle un toque verde, nutritivo y vistoso acompañándola de germinados frescos.

Sugerencia:

Si buscas un sabor equilibrado, natural e intensamente dulce sin resultar empalagoso para tu tosta de membrillo, queso fresco y avellanas, prueba el dulce de membrillo de DIA. Su textura cremosa y delicada te conquistará.

Alternativas:

El membrillo combina muy bien con muchos tipos de queso. La tosta de membrillo, queso fresco y avellanas tiene la ventaja de ser muy ligera pero, si no te importa prescindir de esa cualidad, ¿por qué no sustituyes el queso fresco por un queso cremoso o unos trocitos de una cuña de queso semicurado de vaca? Delicioso.