Yemas de Santa Teresa
Receta de: Postres y dulces
Plato: Postre
Cocina: Ocasiones especiales
Yemas de Santa Teresa
Fácil
20-30
151-300
Yemas de Santa Teresa
Valoración media
Anterior receta Siguiente receta
Ingredientes
  • Huevos (6 uds)
  • Azúcar (100 gr)
  • Agua (50 ml)
  • Canela en rama (1 rama)
  • Limón (1/2 ud)
  • Azúcar glas
  • Huevos (12 uds)
  • Azúcar (200 gr)
  • Agua (100 ml)
  • Canela en rama (2 ramas)
  • Limón (1 ud)
  • Azúcar glas
  • Huevos (18 uds)
  • Azúcar (300 gr)
  • Agua (150 ml)
  • Canela en rama (3 ramas)
  • Limón (1 y 1/2 ud)
  • Azúcar glas
Elaboración

No dejes pasar la ocasión de elaborar este dulce típico de Ávila. Su preparación es muy sencilla y su aspecto y su sabor son sorprendentes y encantadores. Estas yemas de Santa Teresa encarnan a la perfección lo que venimos a considerar desde hace muchos años repostería de convento.

Paso 1:

En primer lugar, hay que elaborar un almíbar aromatizado con canela y limón. Para ello, lava concienzudamente el limón, frotando su corteza para eliminar todo resto de cera que pudiera tener. Sécalo y, con ayuda de un pelador o un cuchillo muy bien afilado, retira la cáscara sin llevarte con ella ninguna parte blanca. Después coloca la corteza de limón, la canela en rama, el agua y el azúcar normal en un cazo y pon éste a fuego medio. Deja cocer, removiendo a menudo, hasta que se forme un almíbar espeso pero sin que llegue a coger color. El punto del almíbar es el denominado almíbar a punto de hebra. Retira el cazo del fuego cuando lo alcance y deja infusionar unos diez minutos más.

Paso 2:

Casca los huevos en una superficie diferente al recipiente en el que los vas a verter y separa las claras de las yemas. A menos que tengas un utensilio específico para este menester, el método más práctico es dejar caer el huevo muy suavemente entre los dedos entreabiertos de la mano. La clara se deslizará hasta el recipiente que esté debajo mientras que la yema quedará sostenida por los dedos. Reserva las claras para otra preparación (una refrescante leche merengada con la que acompañar estas yemas de Santa Teresa, por ejemplo) y pon las yemas en un bol. Bátelas levemente y hazlas pasar por un colador.

Paso 3:

Retira el limón y la canela del almíbar y mézclalo con las yemas de huevo coladas sin dejar de batir. En cuanto presente un aspecto homogéneo, coloca el cazo a fuego medio de nuevo y deja cocer para que espese sin dejar de remover en ningún momento para que la yema no cuaje como una tortilla. Cuando haya espesado lo suficiente como para empezar a despegarse de las paredes, retira el cazo del fuego y deja enfriar a temperatura ambiente. Cuando haya perdido el calor, mete la crema en la nevera y refrigérala varias horas.

Presentación:

Coge pequeñas porciones de masa y dales forma de bola rebozándolas en azúcar glas. Si la masa está lo suficientemente fría, conseguirás un acabado perfecto. Introdúcelas en cápsulas de papel y sírvelas como merienda, postre o pequeño capricho dulce durante la jornada. ¡Nadie puede resistirse a unas ricas yemas de Santa Teresa!

Sugerencia:

Aromatiza intensamente tus yemas de Santa Teresa utilizando la canela en rama de DIA.