abrir menú
logotipo Dia
abrir menu de usuario

Zarangollo

Receta de: Huevos y patatas, Verduras y frutas
Plato: Plato caliente, Primer plato
Cocina: Tradicional
Zarangollo
+Fácil
20-30
151-300
Zarangollo
Valoración media
Anterior receta Siguiente receta
Ingredientes
  • Calabacín (1, pequeño)
  • Cebolla (1, pequeña)
  • Huevos (2 pequeños)
  • Aceite de oliva vírgen extra
  • Sal
  • Calabacín (1, grande)
  • Cebolla (1, grande)
  • Huevos (3)
  • Aceite de oliva vírgen extra
  • Sal
  • Calabacín (2)
  • Cebolla (2)
  • Huevos (5)
  • Aceite de oliva vírgen extra
  • Sal
Elaboración

El zarangollo es una receta muy típica en la región de Murcia, un plato sencillo a la vez que delicioso. El secreto de este plato humilde es partir con ingredientes de mucha calidad. Se trata de una especie de revuelto de huevo, pero con pedigrí y que demuestra la riqueza de la huerta murciana. 

Paso 1: 

Limpia bien las verduras. Primero corta la cebolla en juliana fina, es decir, en tiritas. El calabacín pártelo a la mitad, longitudinalmente, y después en medias lunas.

Paso 2: 

Prepara una olla (o sartén con profundidad) y echa un buen chorro de aceite con el que rehogar la cebolla a fuego medio, durante más o menos 10 minutos. Entonces añade los trozos de calabacín y cocina las verduras unos 10 minutos más. 

Paso 3: 

Mientras tanto gana tiempo batiendo el huevo. Cuando el calabacín esté listo (comprueba que está tierno) sube el fuego, añade un poco de aceite a la olla y cuando esté caliente agrega los huevos y un poco de sal. Remueve un par de minutos hasta que el huevo cuaje. 

Presentación:

Sírvelo mientras esté muy caliente como un entrante o como primer plato en una fuente o en raciones individuales.  

Curiosidad:

El origen de la palabra ‘zarangollo’ se relaciona con el lenguaje huertano, el habla de la huerta de Murcia y con los habitantes de esas huertas.  En algunas zonas de la región existen variantes de esta receta como el pastel de zarangollo, con un toque de salsa de pimentón y acompañado de embutidos. Incluso existe una variante dulce en la que se carameliza la cebolla y el calabacín y se le agrega canela en polvo, azúcar y una crema inglesa.